.-.. . / .–. — .. -. – / . – / .-.. .- / -… .- .-. .-. . / … — -. – / ..- -. . / — -… … . … … .. — -. .-.-.- / .-.. . / .–. — .. -. – / . – / .-.. .- / -… .- .-. .-. . / … — -. – / .-.. .- / .-. . -.. ..- -.-. – .. — -. / .- ..- / — .. -. .. — ..- — .-.-.- / .-.. / .- .-. -.-. …. .. – . -.-. – ..- .-. . / .- … .–. .. .-. . / .- / .-.. .- / .-. .- – .. — -. .- .-.. .. – . / -.. ..- / .–. — .. -. – / . – / -.. . / .-.. .- / -… .- .-. .-. . .-.-.- / … .- -. … / .— .- — .- .. … / .-.. / .- …- — .. .-. / .- – – . .. -. – . .-.-.-

manifesto architectural

le point et la barre sont une obsession.

le point et la barre sont la réduction au minimum.

l’architecture aspire à la rationalité du point et de la barre. sans jamais l’avoir atteinte.